» Organismos dañinos » Termitas

Termitas

Las termitas (Insecta, Isóptera), son, junto con los Himenópteros (hormigas y abejas), el único grupo de insectos que presentan una organización social en sus comunidades. Esta organización social determina que las termitas presenten una biología compleja y fascinante (enorme variedad de estructuras y procesos fisiológicos, relaciones simbióticas con microorganismos, comportamiento social, diferenciación y regulación de castas, etc.). Igualmente, la estructura social de sus comunidades conjuntamente con el hábitat críptico que ocupan y la explotación de unos recursos (madera) sin una elevada competencia, hace posible que este grupo de insectos presenten un elevado potencial biológico.




Biología y organización social de las comunidades


Las comunidades de termitas viven en nidos bajo tierra (termiteros) constituidos por cuatro tipos morfológicos de individuos (castas); los reproductores primarios (pareja real), los reproductores suplementarios, los soldados y las obreras. Una colonia de termitas esta compuesta por la pareja real, algunos reproductores suplementarios, un gran número de obreras y soldados y los individuos inmaduros en diversas fases de desarrollo (ninfas). Las ninfas que emergen del huevo son equipotentes, y la casta a la que pertenecerán vendrá determinada por factores sociales y ambientales.





Ciclo biológico


Los nuevos individuos alados de ambos sexos que se producen en la colonia abandonan volando el termitero para dispersarse y buscar una pareja. La pareja así formada pierde las alas e inicia la construcción de una pequeña cavidad donde se realiza la fecundación y la puesta de huevos. Las primeras ninfas que eclosionan de los huevos son alimentadas por la madre y se transforman en obreras que se encargarán de construir el termitero definitivo y de alimentar a los padres y a las ninfas de las siguientes generaciones. En las primeras fases de la formación del termitero sólo se producen obreras, y únicamente cuando su número es elevado comienzan a producirse soldados para la defensa de la colonia, y finalmente los reproductores suplementarios.


Rápidamente la reina deja de trabajar y de alimentarse por ella misma, siendo las obreras las encargadas de su alimentación. En estas condiciones puede dilatar enormemente su abdomen para aumentar su capacidad de producir huevos, quedando inmovilizada junto con el macho en la cámara real, dedicada exclusivamente a la puesta de huevos. La formación de las diferentes castas viene determinada por feromonas que emite la pareja reproductora y son transmitidas por todos los miembros de la colonia.

El período de desarrollo de las termitas varía en función de la especie y de la casta de la que se trate (en las castas reproductoras es mas largo que en las estériles), pero, en general, el tiempo que transcurre entre la oviposición y la emergencia del adulto oscila entre cuatro y siete meses.



Termitas presentes en España


De las más de 2.200 especies de termitas descritas en el mundo, sólo un 4% causa problemas en el medio urbano. En nuestro país únicamente se han citado cuatro especies de termitas: Kalotermes flavicollis (Fam. Kalotermitidae), especie nativa de la región mediterránea; Kalotermes dispar, especie endémica de las Islas Canarias; Cryptotermes brevis (Fam. Kalotermitidae), especie originaria del Caribe, de Centroamérica y de América del Sur, que ha sido introducida por el hombre en las Islas Canarias; y Reticulitermes lucifugus (Fam. Rhinotermitidae), especie nativa del área mediterránea.

Las tres primeras especies pertenecen a la categoría ecológica de termitas de la madera seca, mientras que la Reticulitermes Lucifugus, la más común en la Península Ibérica, pertenece a la categoría ecológica de termitas subterráneas.


Reticulitermes lucifugus presenta además una amplia distribución por toda el área mediterránea. Sus nidos están formados por muchos miles de individuos. Suelen localizarse debajo de la cepa de algún viejo árbol, aunque también pueden encontrarse bajo los postes de madera de las vallas, bajo los postes de telégrafos o bajo construcciones de madera. Las nuevas colonias pueden formarse a partir de una pareja de adultos alados que darán lugar al rey y la reina del futuro termitero, o a partir de una parte de la colonia que queda separada del cuerpo principal y produce sus propios reproductores secundarios. La salida de los adultos alados formando enjambrazones se produce en días cálidos y soleados, entre los meses de abril y junio.


Las obreras de Reticulitermes pueden salir a buscar su alimento a una distanciade más de 30 metros del nido, realizando túnelessubterráneos o galerías por el interior de diferentes materiales. Sin embargo, cuando se encuentran con materiales duros que no pueden perforar (rocas, metales, etc.), pueden verse forzadas a salir al exterior. En ese caso construyen galerías exteriores con madera masticada y materias fecales aglomeradas que las protegen del exterior, pudiendo así alcanzar su fuente de alimento y regresar al nido con el material recolectado.Si bien las termitas subterráneas suelen alimentarse de madera seca de árboles muertos y demadera en construcción, en ocasiones también pueden alimentarsede tejidos vegetales vivos, pudiendo causar la muerte de diversas especies de árboles.


Daños provocados por las termitas



Aunque las termitas pueden ocasionar daños en cultivos (árboles frutales y muy especialmente viña), masas forestales y árboles ornamentales, en este apartado nos centraremos en los daños que ocasionan en el ámbito estrictamente urbano.



En este contexto, los materiales que pueden dañar las termitas en busca de alimento son muy variados, no sólo debe incluirse la madera de la estructura de las edificaciones (vigas, tarimas, paneles, marcos de ventanas y puertas, etc.) y del mobiliario de interior, sino también pueden alimentarse de cualquier recubrimiento de madera o papel de las paredes, así como cualquier otro material que contenga celulosa (papel, libros, cartón, algunos tejidos, etc.).Existe otros muchos materiales inorgánicos que las termitas no utilizan para su alimentación pero que pueden resultar dañados. Las fibras sintéticas utilizadas para la confección de muchos tejidos no son digeribles para las termitas,pero enmuchas ocasiones alfombras yotros tejidos fabricados con estas fibras son dañados por la realización de orificios y galerías durante la exploración de las obreras en busca de comida. Los tubos protectores de los cables eléctricos y telefónicos también pueden ser atravesados por estos insectos, pudiendo provocar cortocircuitos y problemas en las comunicaciones telefónicas.



A estos importantes daños que provocan las termitas obreras en busca de alimento, habría que añadir, en menor medida, los perjuicios ocasionales que pueden provocar los sexuados alados durante susalida y formación de enjambrazones.Estos vuelos pueden interferir la actividad en centros públicos (oficinas, escuelas, etc.), o incluso pueden llegar a contaminar alimentos u otros productos. Sin embargo, los vuelos delos sexuados también puedendesempeñar un papel importante en el control de este insecto, ya que su aparición acostumbra a ser la primera revelación para el propietario de que su inmueble presenta un ataque de termitas, y genera que se den los primeros pasos para alcanzar su control.

Daños en la madera causados por Termitas

La Solución Definitiva contra las Carcomas es: Red Demon Uso Profesional, Red Demon Uso Domestico, Red Demon SRF



Organización social de los termiteros


Los reproductores primarios son individuos alados con el sistema reproductor completamente desarrollado, poseen una coloración más oscura que las demás castas ya que su tegumento está más endurecido. Cuando las condiciones ambientales son las adecuadas, los nuevos alados producidos en la colonia abandonan el nido, formando enjambrazones, para dispersarse y formar nuevas parejas reproductoras. Los reproductores primarios son los responsables de la fundación de la colonia, lo que implica un complejo repertorio comportamental exclusivo de esta casta. La pareja real controla la estructura social de la comunidad mediante feromonas que inhiben la formación de nuevos reproductores suplementarios, soldados u obreras.



Los reproductores secundarios son individuos con alas reducidas o sin alas, con el tegumento no tan endurecido ni pigmentado como el de los reproductores primarios. Su aparición en la sociedad se da únicamente cuando la población de obreras y soldados es muy alta. Se transforman en reproductores primarios en el caso de que alguno de estos deba ser sustituido o porque alguna parte de la colonia se haya quedado aislada de la influencia de la pareja real.


Los soldados están especializados en la defensa de la colonia. Poseen la cabeza fuertemente pigmentada y esclerotizada con grandes mandíbulas. Los soldados son dependientes de las obreras para su alimentación y no poseen sistema reproductor desarrollado.



Las obreras son individuos estériles, machos o hembras, en los cuales no se ha desarrollado el aparato reproductor. Su apariencia es similar a las ninfas, pero las obreras trabajan para la colonia en la alimentación, en el cuidado de la descendencia y en la construcción del nido.



Termitas subterráneas



Este tipo especial de termitas posee nidos o centros reproductores fijos, que suelen encontrarse bajo tierra, desde los cuales las obreras salen en busca de alimento. Estas termitas requieren más humedad de la que les suministra la madera y este aporte necesario de agua adicional se obtiene principalmente del suelo, aunque también puede ser obtenido de fugas de las cañerías del agua, de condensación, etc. Mientras que las termitas de la madera húmeda y de la madera seca forman pequeñas colonias confinadas exclusivamente en la madera, las colonias de termitas subterráneas suelen ser mucho mayores y pueden constar de un solo centro reproductor o de varias unidades interconectadas (Policálicas). A causa del gran tamaño de las poblaciones, el daño de estas termitas es mucho mayor que el de los dos grupos anteriores.



Termitas presentes en España



De las más de 2.200 especies descritas en el mundo, sólo un 4% causa problemas en el medio urbano. En nuestro país únicamente se han citado cuatro especies de termitas:



Kalotermes flavicollis: Se encuentra en las regiones más húmedas del área mediterránea. Viven en comunidades que oscilan entre 1.000 y 1.500 individuos. No presentan una verdadera casta de obreras, las ninfas de los últimos estadios realizan las funciones de obreras, recolectando y distribuyendo la comida a la comunidad. Su termitero consiste tan sólo de galerías excavadas en la madera. La reina, que nunca presenta el abdomen hipertrofiado, se sitúa conjuntamente con el macho en una galería ensanchada, formando así la cámara real. Su desarrollo en condiciones naturales es lento y sujeto a las fluctuaciones estacionales: con la llegada del tiempo frío la puesta de huevos, la alimentación y el crecimiento se detienen. Únicamente a partir de los dos años de ser fundada la colonia, comienzan a aparecer nuevos individuos alados. Su hábitat natural es el interior de los tejidos muertos o enfermos, generalmente cerca del límite con la madera sana, de viñas y diversos árboles (robles, encinas, chopos, higueras, olivos). Sin embargo también se ha citado esta especie como causante de daños en árboles sanos. Igualmente en condiciones de suficiente humedad, esta especie puede vivir en árboles completamente muertos y en la madera de construcción de las edificaciones.



Kalotermes dispar: Existe muy poca información sobre la biología de esta especie endémica de las Islas Canarias, pero a grandes rasgos su biología coincide con la especie del mismo genero referenciada anteriormente.



Cryptotermes brevis: Esta especie es una de las termitas que presentan una distribución más amplia debido a su introducción por parte del hombre en diversos continentes. En nuestro país, C. brevis fue introducida en las Islas Canarias, donde se estableció. Quizás uno de los factores que han facilitado la dispersión de esta termita es que presentan unas colonias muy pequeñas, raramente exceden de 300 individuos, y que se encuentran en madera extremadamente seca, madera de construcción y pequeño mobiliario, lo que facilita su tránsito a través de nuestras mercancías.

Reticulitermes Lucifugus: De la que ya hemos hablado extensamente anteriormente.



volver arriba